Descripción de Santa María de Fuentes de Nava

e14e01e02e03e04e05e06e07e08e09e10e12e13e11e15a01.JPGa02a03.JPGa04.JPGa05.JPGa06.JPGa07.JPGa08.JPGa09.JPGa10.JPGa11.JPGa12.JPGi01i05i10.JPG
Descripción

Se trata de un templo construido a partir del s. XVI con piedra caliza en origen y con fábricas mixtas de ladrillo de tejar y tapial sobre zócalos de piedra caliza en las ampliaciones posteriores, o de piedra otra vez como el caso del Atrio Sur en el siglo XVIII, pero como todas los edificios de esta índole se ha visto sometido a varias intervenciones a lo largo de su historia, más o menos afortunadas.

El sistema estructural que presenta el edificio es de carácter mixto, formado por un conjunto de muros de carga y arriostramiento (de fábrica de ladrillo y tapial en nave, presbiterio y capillas adosadas, y de piedra en cabecera y atrio sur), que constituyen las fachadas, y por entramados de pilares de piedra y madera en cubiertas confinados isostáticamente al interior de los muros.

Los entramados que sustentan las cubiertas son, en origen, armaduras de par y nudillo sobre el presbiterio y los pilares de la nave.

El resto de espacios (cabecera, capilla, sacristía, atrio sur y dependencias al norte) dispone de armaduras de madera más sencillas (formadas por cerchas, vigas, correas, cabios, limas y durmientes) apoyadas sobre los muros.

No obstante la construcción del atrio situado al sur y la consiguiente reestructuración de los faldones se resolvió mediante la disposición de un segundo entramado a modo de sobrecubierta sobre el existente en la nave principal, generando en esta zona una solución híbrida e históricamente problemática.

En cuanto a los materiales compositivos del monumento se han distinguido los siguientes:

I.- Piedra. Se han distinguido en las fábricas originales del templo dos tipos de materiales pétreos: - Una “Caliza de Páramo” utilizada en fábricas de sillería en tres etapas distintas: la portada, las fábricas de la iglesia, y las fábricas del atrio adosado en el XVII. Se trata de un material ampliamente utilizado en este tipo de fábricas en el patrimonio arquitectónico de Castilla y León. - Un conglomerado formado por una roca heterogénea de baja compacidad y coherencia y fácilmente disgregable. Se trata de un material de escasa calidad localizado en las hiladas inferiores de la fachada oeste y norte.

II.- Cerámicos. Se han distinguido dos tipos de ladrillo en las fábricas originales del edificio: uno de ellos formando parte de fábricas mixtas de ladrillo y tapial; otro que predomina en las fábricas constituidas exclusivamente por ladrillo. Junto a estos se observan ladrillos de sustitución en las zonas bajas de algunas fábricas mixtas.

III.- Morteros. Los morteros originales aparecen como revocos sobre los paños de tapial y como morteros de junta en fábricas de piedra o ladrillo. Se trata en todos los casos de morteros constituidos por una fase predominante de áridos de cuarzo (arena) y una fase aglomerante de cal – carbonato cálcico- y minerales arcillosos. Presentan variaciones en su granulometría, según se utilicen como capa de regularización o de acabado en los revocos, o en la mayor o menor proporción de cal que les hace más o menos friables. Junto a estos morteros originales aparecen diversos morteros de rejunteo, revestimientos de zócalos, reintegración o encintados correspondientes a distintas etapas y reparaciones con características dispares en cuanto a su composición (utilización de cales o aglomerantes cementosos) su porosidad o su contenido en sales. Todos ellos aparecen asociados a procesos de deterioro de los materiales originales sobre los que se asientan.

IV.- Pátinas. En cuanto a las pátinas han podido distinguirse: - Una pátina histórica de tonos ocres (base cal y utilización de tierras rojas como pigmento mineral) bien conservada en la portada de acceso (resguardada) y prácticamente desaparecida en el resto de fábricas. - Una pátina intensamente ocre, de composición parecida a la anterior, aplicada en algún momento posterior sobre sustratos ya sometidos a procesos de deterioro. - Una tosca lechada arcillosa aplicada más recientemente sobre la pátina original de la portada.

V. Maderas. Los artesonados originales están constituidos por madera de pino silvestre en buen estado. La armadura presenta una buena factura, propia de la carpintería de armar de la tradición mudéjar habitual en la comarca desde el siglo XVI. En cuanto a la madera de la sobrecubierta parece tratarse de pino silvestre de procedencia escandinava (salvo elementos reutilizados, de principios del siglo XX), en tablones escuadrados de excelente calidad y sellados en la testa (“kurtz”). Dentro de esta sobrecubierta se distingue un ámbito situado a los pies (aproximadamente sobre el coro) realizado en parte con madera reutilizada, también de pino de no mala calidad aunque con escuadrías someras por lo que se observa alguna rotura puntual y deformación excesiva (acaso debidas a la sobrecarga de hormigón de 1979). El tramo de faldón sobre el pórtico (intervención 1986-90) está realizado con pino insignis de peor calidad que el de la sobrecubierta central pero aceptable. Los valores de humedad de equilibrio de la madera (tomados en el ámbito del entramado de la nave) se encuentran en valores moderados (10 al 14%) correspondientes a clase de servicio no superior a la 1.

VI. Estratigrafías murarias. En cuanto a los revestimientos de los paramentos interiores de naves y capillas, actualmente cubiertos en las zonas inferiores por pinturas plásticas (presuntamente) decorativas y en el resto por pinturas fingiendo despieces de sillería en tonos blancos y grises, se realizaron varias estratigrafías murarias mediante las cuales se han podido identificar 8 niveles diferentes (correspondientes a capas policromadas, de acomodación, morteros de revestimiento y soporte). De ello parece deducirse que históricamente los paramentos estaban acabados mediante un revoco sobre el soporte constituido por una capa de base de regularización y un revestimiento de cal y yeso. Sobre esta superficie se aplicaría una capa de acomodación que serviría de soporte a la capa de acabado (cal + pigmento) primero rosa claro y después azulado en los puntos estudiados.

VII. Policromías artesonado. Aprovechando el desprendimiento de una pieza del artesonado en la capilla mayor se ha podido establecer para la policromía una estratigrafía consistente en dos capas de acomodación, una en contacto con la madera y otra más fina bajo la policromía, sobre la que se aplican los distintos colores realizados con distintas cargas (calcita, arcillo, yeso) y pigmentos.

En los planos de proyecto que se adjuntan queda reflejada gráficamente la actual geometría y configuración del edificio.